Inicio » Sala de prensa » Notas de prensa » El alumnado universitario con discapacidad aumenta su presencia en programas de movilidad internacional

El alumnado universitario con discapacidad aumenta su presencia en programas de movilidad internacional

• Las universidades gestionan más del doble de programas de movilidad internacional, para estudiantes con discapacidad, que nacionales, para realizar una estancia en una universidad diferente de la de origen
• El perfil del estudiante con discapacidad de grado, máster y doctorado, es un hombre que cursa estudios de Ciencias Sociales y Jurídicas, en contraste con el dato comparativo de estudiantes general, donde el perfil es una mujer que cursa la misma rama de estudios
• En este III Estudio han colaborado 55 universidades que engloban al 92% de estudiantes con discapacidad del sistema universitario español
• Puede consultarse el estudio completo en versión accesible en http://www.fundacionuniversia.net/iii-estudio-universidad-discapacidad/

(Madrid, 28 de febrero de 2017).- Fundación Universia y el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) han presentado este martes el III Estudio ‘Universidad y Discapacidad’, promovido con la colaboración del Real Patronato sobre Discapacidad, la Dirección General de Políticas de Apoyo a la Discapacidad de la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y Crue Universidades Españolas (CRUE).
El objetivo de este informe es medir el grado de inclusión de las personas con discapacidad en el sistema universitario español relativo al curso 2015-2016. Elaborado por tercer año con carácter bianual, este informe mide la evolución y comparativa de la realidad universitaria española respecto a la variable de la discapacidad respecto a los cursos académicos 2013-2014 (II Estudio) y 2011-2012 (I Estudio).

Este tercer estudio ha contado con la participación de 526 universitarios con discapacidad, lo que supone un aumento del 23% sobre los estudiantes que participaron en 2014. Por otra parte, las 55 universidades que han colaborado engloban al 92% de estudiantes con discapacidad del sistema universitario español.
El encargado de la inauguración del acto de presentación del informe ha sido Jesús Celada, subdirector general de Participación y Entidades Tuteladas, dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, quien ha destacado la importancia de realizar estudios como este y ha asegurado que “no nos podemos permitir desperdiciar el talento de las personas con discapacidad, puesto que además son varios millones”. En su opinión, este estudio “ya no es una foto fija”, puesto que hay trabajos anteriores con los que comparar la evolución de los datos.
Por su parte, Ramón Capdevila, director de Fundación Universia, ha mostrado su satisfacción por el hecho de que “las universidades se estén esforzando para prestar una mejor atención a los estudiantes con discapacidad. El sistema universitario español está desarrollando cada vez más una actividad inclusiva”, en línea con el mandato de la Convención de naciones Unidas de los Derechos de las Personas con Discapacidad, de cuya aprobación hace ya algo más de una década. Además, ha mostrado su agradecimiento a las 55 universidades y a los más de 500 alumnos que han participado respondiendo el cuestionario del estudio.

Mientras, Sonia Viñas, subdirectora de Fundación Universia, ha comenzado su intervención apuntando que los datos de este estudio son reales y no se trata de una proyección. Además, ha sido la encargada de explicar las principales claves del estudio, celebrando los avances que se han registrado en materia de accesibilidad universal, subrayando los progresos en accesibilidad digital y que el 87% de las universidades tengan conexión con el transporte público. Del mismo modo, se ha felicitado del impulso de la discapacidad como materia de investigación y ha añadido que los servicios de atención al alumnado con discapacidad ya están presentes en más de la mitad de los centros universitarios.
En el lado negativo, Sonia Viñas ha lamentado que haya descendido el número de universidades interesadas en certificar la accesibilidad web y que no se haya conseguido involucrar por completo a los estudiantes sin discapacidad en la inclusión de los compañeros que sí cuentan con este certificado. Asimismo, ha comentado que la financiación de las universidades, si bien la transparencia ha mejorado.

Igualmente, la subdirectora de la Fundación Universia ha recordado que los estudiantes con discapacidad siguen reclamando una mayor formación del profesorado, “sobre todo en lo referido a las necesidades de las personas con discapacidades no visibles, como pueden ser las de tipo psicosocial”. Los estudiantes también reclaman que los servicios de atención a la discapacidad se coordinen con otros departamentos, como los servicios de orientación al empleo, puesto que sólo el 20% de los universitarios con discapacidad afirma haber recibido apoyo de este tipo.
A renglón seguido, Luis Cayo Pérez Bueno, presidente del CERMI, ha destacado el “esfuerzo” de la Fundación Universia al realizar este estudio “además con continuidad en el tiempo, lo que es un ejemplo de éxito”. Igualmente, ha celebrado que “la tendencia muestra que las políticas públicas, cuando se hacen con datos y evaluación de las medidas, es una estrategia positiva que tiene retornos. No es indiferente hacer buenas o malas políticas”.

Además, el máximo representante del CERMI ha hecho hincapié en que se están dando pasos en la buena dirección, aunque ha alertado de que “cuando hay infrafinanciación y se reducen los recursos, existe una disminución paralela de los efectos positivos de estas políticas”. A su juicio, mientras se mejora el impulso de la educación inclusiva en la universidad, la enseñanza en fases anteriores “están viviendo una involución” y se sigue sin cumplir la Convención de Naciones Unidas de los Derechos de las Personas de Naciones Unidas, lo que se ejemplifica con el hecho de que sigan existiendo centros educativos segregados, cuando debería existir un único modelo de educación inclusiva.

Entre las propuestas planteadas por el presidente del CERMI, destaca la de reservar un porcentaje de las plazas de estudios de posgrado, al igual que se hace con los estudios ordinarios de grado, con el fin de mejorar la participación de las personas con discapacidad en las etapas educativas superiores.

La clausura del acto ha corrido a cargo de José Orihuela, rector de la Universidad de Murcia y presidente de la Sectorial CRUE-Asuntos Estudiantiles, quien ha manifestado que “hace falta formación para cuando uno tiene alumnos con discapacidad en clase, y todo eso es tiempo, y esta es la única limitación que tenemos. Por ello, este trabajo no debe estar basado en el voluntarismo, sino que se debe tener una financiación adecuada”.

PROGRAMAS DE MOVILIDAD NACIONAL E INTERNACIONAL
En cuanto a la participación de estudiantes con discapacidad en los programas de movilidad nacional e Internacional para realizar una estancia en una universidad diferente de la de origen, las universidades gestionan más del doble de programas de intercambio para estudiantes con discapacidad con una dimensión internacional (60%) que nacional (29,1%). Sin embargo, pese a que se repite la tendencia de 2014 donde se observaba que la participación de estudiantes con discapacidad en proyectos de movilidad internacional era superior a la existente en los de movilidad nacional, en la actualidad ha aumentado en un 4% y un 2%, respectivamente.

Si bien, según el Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (SEPIE) de los cerca de 45.000 estudiantes Erasmus del curso 2015-2016, sólo 42 tenían alguna discapacidad. Esta es una cifra muy alejada de la de la media europea, que según los últimos datos de la Comisión Europea, el 0,14% de todos los estudiantes que participan en el programa son jóvenes con discapacidad. Esta tendencia a su vez se repite ya que en el anterior Estudio se publicaba que en el último año (2014) se habían acogido en las universidades españolas más estudiantes con discapacidad procedentes del extranjero que los que han decidido estudiar fuera del país.

De las Becas que aportan las universidades, un 13% son destinadas a la movilidad internacional, y un 5% a la movilidad nacional. También hay que destacar que las becas y ayudas para estudiantes con discapacidad más demandadas siguen siendo las relacionadas con el transporte y las adaptaciones técnicas.

PERFIL DEL ESTUDIANTE CON DISCAPACIDAD
De los 15.594 universitarios de grado, primer y segundo ciclo con discapacidad representados en el Estudio, el 51,8% son hombres y el 48,2% son mujeres. Por tipo de discapacidad, la discapacidad predominante entre los estudiantes de grado, primer y segundo ciclo con discapacidad es la discapacidad física (45,4%), y la menos representada es la discapacidad auditiva (6,2%).
Estos datos, recopilados en una encuesta realizada a los universitarios con discapacidad, muestran el perfil predominante en las universidades españolas (grado, máster/posgrado y doctorado):
En grado, primer y segundo ciclo, se trata de un hombre con discapacidad física que cursa estudios de Ciencias Sociales y Jurídicas. Si se contrasta este perfil con el de estudiantes general, existen diferencias. El alumno de grado de primer y segundo ciclo es mujer (63,1% y 51,6% respectivamente), coincidiendo la rama de estudios de Ciencias Sociales y Jurídicas.

Por otro lado, el perfil del estudiante de máster y el de doctorado con discapacidad, es similar al de grado. Es un hombre con discapacidad física matriculado en estudios vinculados a las Ciencias Sociales y Jurídicas. En el caso del máster, también difiere con el perfil general que es mujer (53,4%), matriculada en estudios de Ciencias Sociales y Jurídicas (59,1%). En el caso del doctorado es donde se encuentra un cambio en la tendencia respecto al anterior estudio de 2014, donde se reflejaba que el perfil de estudiante de doctorado con discapacidad era una mujer con discapacidad física estudiante de Artes y Humanidades.

COMUNIDAD UNIVERSITARIA CON DISCAPACIDAD
En referencia a los estudiantes, el total de universitarios con discapacidad de las 55 universidades participantes, según los datos aportados por las mismas, es de 17.634, lo que supone un 1,7% sobre el total de estudiantes respecto de estas universidades. Además, esta cifra representa un incremento de universitarios con discapacidad en términos globales ya que pasan de representar un 1,3% a un 1,7%. De éstos, existen más estudiantes con discapacidad que optan por universidades públicas (1,8%) que privadas (1,1%). No obstante, las diferencias más significativas se centran en la desviación existente entre aquéllos que optan por la modalidad presencial (1,2%) y a distancia (3,3%).

En el estudio actual, la cifra de los estudiantes que extienden sus estudios (Postgrado, Máster), continúa constante con un 1,2%, y los que optan por realizar un doctorado sube a un 0,9%. Sin embargo, pese a este leve ascenso, se sigue marcando la tendencia de que a mayor nivel de estudios, menor representación de personas con discapacidad.

SERVICIOS DE ATENCIÓN A LA DISCAPACIDAD EN LA UNIVERSIDAD Y EMPLEO
Los Servicios de Apoyo a Personas con discapacidad muestran una serie de objetivos específicos, entre ellos, facilitar el acceso a la universidad de futuros estudiantes, y colaborar y contribuir a la inserción laboral del alumnado con discapacidad y observar las disposiciones normativas reguladoras de la reserva de empleo.

Mientras que el 80% de las universidades prestan una orientación e intermediación laboral específica, para favorecer la inserción en el mercado de trabajo de los estudiantes y egresados con discapacidad, sólo un 20% de los estudiantes con discapacidad participantes afirman haberla recibido. En parte, debido a que en la mayoría de las universidades esta atención se lleva a cabo por el Servicio de Empleo que atiende a todos los alumnos de manera igualitaria. Para mejorar en este punto, los estudiantes demandan impulsar la comunicación y coordinación interdepartamental entre el área de Apoyo a Personas con Discapacidad y el Servicio de Empleo de sus universidades.

INCLUSIÓN EN LAS AULAS
El 60% de las universidades tienen programas de voluntariado en los que los estudiantes apoyan a los estudiantes con discapacidad. En relación a los voluntarios que reciben formación en materia de discapacidad, se ha incrementado un 20,4% la cifra respecto a 2014. Sin embargo, al mismo tiempo, hay que señalar que existe un bajo porcentaje de representación entre los voluntarios con discapacidad (5,5%). El Estudio determina que se sigue pensando en la persona con discapacidad como beneficiaria y no como voluntaria.

A pesar de que se incrementa el número de voluntarios que realiza tareas a favor de las personas con discapacidad, éstas reclaman una mayor involucración informal de sus compañeros que les facilite una mejor inclusión y socialización en la comunidad universitaria.

Los Servicios de Apoyo a las Personas con Discapacidad ante esta situación proponen realizar talleres de concienciación y sensibilización para los estudiantes, similares a los ya implantados para profesores, así como fomentar la proactividad de los estudiantes con discapacidad e implementar iniciativas de mentorización para mejorar la inclusión en este campo.

Puedes descargar la nota de prensa en PDF AQUÍ