Inicio » Actualidad » BECAD la tecnología que evalúa la autonomía de las personas

BECAD la tecnología que evalúa la autonomía de las personas

Un equipo de investigación del del Departamento de Psicología Básica, Clínica y Psicobiología de la Universitat Jaume I de Castellón ha desarrollado una tecnología denominada BECAD, la batería de evaluación de la capacidad y el desempeño.  Valora el grado de autonomía de un persona con discapacidad en su vida diaria.

BECAD consiste en una serie de cuestionarios que permiten la evaluación del grado de autonomía de las personas con alguna diversidad funcional mediante la recogida de datos en distintas áreas de actividad como el aprendizaje y aplicación del conocimiento; el movimiento; las tareas y demandas generales; el cuidado de uno mismo; las relaciones interpersonales; la comunicación o la manipulación de objetos.

Según fuentes universitarias, su desarrollo, coordinado por la profesora Micaela Moro, ha contado con la participación de Laura Mezquita Guillamón, profesora ayudante del Departamento de Psicología Básica y Psicobiología, y Ana María Gil Palmero, investigadora del proyecto.

Moro ha explicado que una de las novedades de la herramienta es la globalidad, porque incluye todas las actividades que hacen los seres humanos y en todos los ámbitos: físico, mental y social.

Otra es que el proceso de construcción ha seguido los métodos científicos de creación de escalas para la evaluación del comportamiento, y el fundamento teórico, en concreto, está basado en la Clasificación Internacional del Funcionamiento, la Dependencia y la Salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La herramienta permite el establecimiento de objetivos de rehabilitación, la evaluación de la eficacia de su tratamiento y también la identificación de factores ambientales que pueden actuar como barreras o ayudas.

Los datos se almacenan en línea en una base de datos en el servidor donde está alojada la página web y permite la comparación de resultados (como antes y después de una intervención) y la actualización de las puntuaciones.

Esto facilita, en menos tiempo que los procedimientos actuales y de forma cuantitativa, detallar las características y las dificultades de una persona en todas las actividades relevantes de la vida.

Esto incluye centros de rehabilitación y servicios sociales y agencias de la Administración responsables de la valoración de la dependencia y discapacidad y de la asignación de ayudas sociales y recursos sociosanitarios.

Las herramientas desarrolladas hasta el momento estaban limitadas porque solo abordaban un aspecto específico (como la capacidad de trabajar) o eran breves, dejando sin cubrir aspectos que podían ser objeto de rehabilitación.

Por ello “era necesario disponer de una herramienta de evaluación con los aspectos más relevantes -según Moro- que permite incluir objetivos de rehabilitación para la reducción de la discapacidad y en la que también aparezca el punto de vista del profesional sanitario o las personas más próximas”.

El proyecto “Estudio de viabilidad de la batería de evaluación de la capacidad y el desarrollo, una herramienta de evaluación de la discapacidad en línea (BECAD)” obtuvo una de las ayudas Start UJI del Plan de Promoción de la Investigación 2016 de la universidad pública de Castellón.

Puede consultar la fuente original en La Vanguardia