Inicio » Actualidad » El casco 5G que permitirá “ver” a personas invidentes

El casco 5G que permitirá “ver” a personas invidentes

La tecnología 5G se asocia casi en exclusiva al coche autónomo y conectado y a las ciudades inteligentes –smarticities-, pero sus aplicaciones son innumerables, como el casco 5G de Huawei.

El fabricante chino Huawei ha dejado entrever un innovador producto que presumiblemente mostrará en funcionamiento en la próxima edición del Mobile World Congress que se celebrará durante la semana del 26 de febrero en Barcelona.

Se trata de un casco al que se le han incorporado diferentes tecnologías -entre ellas conectividad 5G– que permitirá a personas con discapacidad visual cambiar el bastón por un casco.

Dispone de un sistema de posicionamiento -GPS o Glonass- que dará ‘ojos’ a los ciegos. El casco, del que de momento se han dado apenas unas pinceladas, hace pensar que se funcionará con una arquitectura tecnológica similar a la que va a bordo de los vehículos autónomos, con algunas particularidades.

Ubicación Contínua

Este sistema de posicionamiento ubicará al casco -y por ende a su propietario- en un lugar concreto en todo momento, y dispondrá de un conjunto de sensores que utilizarán la información en la nube recibida de otros sensores instalados en las ciudades para saber por dónde debe moverse el usuario. Este recibirá las órdenes mediante comandos de voz.

Hoy en día esta invención no podría funcionar al 100% en un entorno real, pero en unos años, cuando las ciudades inteligentes estén repletas de sensores o beacons, podría hacerlo.

¿Qué es un beacon?

Un beacon, atendiendo a la definición de wikipedia, es “un dispositivo de bajo consumo lo suficientemente pequeño para fijarse en cualquier lugar. Usa conexión bluetooth de bajo consumo para transmitir mensajes o avisos directamente a un dispositivo móvil sin necesidad de una sincronización de los aparatos, la señal es captada por estos dispositivos y se transmite a menudo a un servidor en la nube a través de Internet”.

Es precisamente esa información sensorizada, disponible en la nube en un futuro no muy lejano, la que permitiría ubicar al casco en las ciudades y guiar a su propietario donde desee.