Inicio » Actualidad » Dos estudiantes de la UPC diseñan una silla de ruedas de bajo coste

Dos estudiantes de la UPC diseñan una silla de ruedas de bajo coste

Dos estudiantes de la Escuela Superior de Ingenierías Industrial, Aeroespacial y Audiovisual de Terrassa (ESEIAAT), de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), diseñan y construyen una silla de ruedas de bajo coste para países en vías de desarrollo.

Los dos alumnos del grado de Ingeniería de Diseño Industrial y Desarrollado del Producto de la ESEIAAT son Bernat Villa y Adrià Sallés, de 23 y 24 años, respectivamente, y esta idea innovadora es fruto del proyecto final de grado que han llevado a cabo los dos estudiantes, informa la UPC.

La silla se monta y de desmonta en tan solo 15 minutos, tiene un coste de 70 euros (la mitad del precio de una silla de ruedas de hospital) y está fabricada con dos ruedas de bicicleta, dos ruedas de carro de hipermercado y tubos de fontanería de PVC.

La silla se denomina Do it yourself Wheelchair debido a que la idea del producto es que su manual de instrucciones pueda ser exportado a cualquier país del mundo para que la gente se la pueda construir en su misma casa con los productos de proximidad de cada territorio.

“No hemos patentado el producto ni nos queremos hacer ricos, solo quereos ayudar a la gente con movilidad reducida a que tenga una herramienta para desplazarse, y enviamos la idea a cada país para que la gente se fabrique por sí misma el elemento”, ha explicado Villa.

El proyecto, que está pensado para que se pueda adaptar a cualquier material como el bambú o la madera, ha sido dirigido por el profesor del ESEIAAT de la UPC Tomeu Ventayol, quien propuso la idea a los dos estudiantes.

“Les hice hacer una documentación muy profunda para no tener sólo nuestra visión parcial y hacer un estudio de viabilidad, y la idea es que la gente pueda tener, a través de la página web, todas las instrucciones de montaje al alcance”, ha explicación Ventayol.

La idea cuenta con el apoyo de las fundaciones Isidre Esteve y Esport Solidari (ESI) y de Cruz Roja, y los dos estudiantes pretenden cooperar con ONG para exportar el diseño de esta silla de ruedas en los países donde trabajen.

Entre otros propósitos, los dos estudiantes plantean el proyecto con el objetivo de contribuir a la inclusión social de personas discapacitadas en países del tercer mundo, mejorar la movilidad a personas con pocos recursos y promover el uso de recursos propios para fabricar la silla.

Gracias a la cooperación de ESI y de la Fundación Isidre Esteve, que cuenta con el programa propio Do it yourself, ahora se iniciará una prueba piloto con una silla de ruedas de bajo coste fabricada en España y enviada a Senegal, donde una persona con discapacidad la podrá probar.

“Es un producto transversal abierto a todo el mundo y dinámico porque puede adaptarse a las necesidades de cada persona y entorno, así como a medidas infantiles para niños”, ha asegurado Villa.

Asimismo, se han establecido dos tallas de silla, la Standard y la Kids, y los dos estudiantes aseguran que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay cerca de 70 millones personas en el mundo que necesitan una silla de ruedas, de las que un 15,5 % no se la pueden permitir. Con una vida útil de 3 a 5 años, el producto ofrece las mismas prestaciones que un modelo convencional una vez montada, como el cojín en el asiento, el reposapiés, el respaldo o las ruedas autopropulsables.

Los dos estudiantes esperan que la experiencia del proyecto se vaya expandiendo e introduciendo por todo el mundo, y aseguran que no habrá un modelo fijo porque cada silla se fabricará con una medida y unos materiales diferentes.

Fuente: El Confidencial http://ow.ly/4n8Uxy

Puedes ver la página web del proyecto ‘Do it yourself Wheelchair’ y un vídeo de presentación AQUÍ