Inicio » Actualidad » Entrevistamos a Juan Manuel Montilla, “El Langui”

Entrevistamos a Juan Manuel Montilla, “El Langui”

Langui ¿cómo fueron tus principios? ¿Necesitaste alguna ayuda, alguna beca, para salir adelante, alguna ayuda económica?

Pues empecé saliendo del vientre de mi madre (imita el gritito de bebé recién nacido) (risas). ¿Realmente? becas no, no recibí ninguna beca y ayudas, las ayudas que recibí fueron bastante tarde. (Respuesta contributiva por pasar de cierto grado de tope de minusvalía) pero también te digo que la recibí tarde cuando verdaderamente ya no la necesitaba y al final ya no la tengo, ya me lo han terminado por quitar, pero creo que tiene una gran importancia las becas y ayudas que más bien son pocas y muy necesarias.

En mi caso empecé con un afán y una ilusión porque descubrí el hip-hop y la música con ello y la verdad que la vitalidad de sentirme útil, que era lo que me daba el hip-hop, el hecho de levantarme por la mañana, subir la persiana, escuchar intérpretes y la música, coger un boli y un papel que nunca lo había hecho con esa ilusión, ponerme a escribir lo que tenía dentro, luego rapearlo, ver que otros lo recibían, pues eso era una vitalidad y como ya te he dicho sentirme útil.

Luego junto a Gitano Antón (Antonio Moreno Amador) y seguidamente con La DaKo Stile (Javier Ibáñez), empezamos con un periplo para llegar a conseguir nuestra ilusión que era grabar un disco y empezar a dar conciertos, eso fueron nuestros comienzos que así por encima te puedo contar que si no me extiendo demasiado y entre tu introducción y mi respuesta acabamos con el programa (risas).
¿Cómo te has ido adaptando respecto a la discapacidad, te ha supuesto algún problema en la vida cotidiana, aparte de los esfuerzos? Gracias a la rehabilitación que tuviste y gracias a las operaciones “te salvaste” de la silla de ruedas. ¿Hay algún problema de falta de adaptación al día a día? Porque se supone que cada vez has ido mejorándote y superándote.

Yo salvarme de una silla de ruedas, pues creo que no hay ningún problema, porque los que están en silla de ruedas son muchos los problemas que tienen día a día que a lo mejor otros que sin silla de ruedas no somos capaces de saltar, entonces claro que te cuesta, la vida no está hecha para los débiles por así decirlo que tendría que serlo, pero te encuentras con barreras arquitectónicas, te encuentras con una sociedad que no ayuda para nada con su pasotismo y con su compasión hacia personas con algún tipo de enfermedad.

Entonces lo mío fue un poco así, me refugié mucho en lo soñador que era y sobre todo en la familia y la amistad que he tenido, de tener la gran suerte que he ido teniendo con una serie de amigos que siempre me han arropado y una suerte que otros no pueden tenerla así y tienen que tirar para adelante ellos solos. Ellos tienen también mucha culpa, que siempre me trataron como uno más y a día de hoy me siguen tratando igual. También creo que la no-protección recibida por mi familia ha hecho que me pueda valer por mí mismo y muchas veces siempre que hay algún medio de comunicación lo digo: “Hay que cargarse esas barreras arquitectónicas”.

También tenemos que decir que las administraciones hacen algo, no podemos decir que no hacen nada, hay que ser realistas, cada vez se están consiguiendo más cosas, en los sitios públicos donde se ponen más infracciones por la normativa nueva, pero siempre creemos que es poco, que va muy lento. “Porque si en menos de un mes puedes adornar el planeta de luces Navideñas, ¿cómo no vas a poder cargarte las barreras arquitectónicas?”, además que creo que no sólo es un bien para gente con una enfermedad o tipo de movilidad reducida si no más bien es un bien universal. Porque si tienes la oportunidad de llegar a la tercera edad, no tendrás la misma agilidad que tienes ahora de subir escaleras, de trepar autobuses y moverte por la ciudad, la agilidad se va perdiendo, entonces el hecho de que hoy se rebajen bordillos, escaleras, que se ponga todo en general un poco más accesible, no sólo para la gente con discapacidad sino para todos en general.

Muchas veces los problemas nos los ponemos uno mismo en la cabeza, no hay que pensar que por ser discapacitado o tener algún tipo de enfermedad tengas que arroparte en el manto de “ay, ay no puedo, ay, ay, no puedo”, porque creo que ésa es la mayor barrera, más que una barrera arquitectónica lo que nosotros nos ponemos en la cabeza que no nos deja mirar un poquito más adelante.
Me alegro mucho de lo que dices, ya me has contestado respecto a la barrera mental propia que cada uno tenemos. Me gustaría saber.. Llevas un libro escrito “16 Escalones antes de irme a la cama”, llevas una radio “Taraská”, has protagonizado una película “El Truco del Manco” en el que has ganado dos Goyas, estás con tu grupo musical “La Excepción” ¿Qué más te atreves o que eres capaz de hacer?

Pues no sé, lo que cada día te sorprendes un poco más a ti mismo, yo con ello quiero decir que tengo la gran suerte de conocer todas estas ramas, creo que de todas formas, parte también de la suerte que tengas, el talento que tengas o no, trabajes más o trabajes menos, pues siempre tienes que tener un poco de suerte, en el momento preciso, que te toque la varita, pero claro eso son factores que no dominamos, donde sí dominamos es en el esfuerzo que pones en el día a día, en tu trabajo en tus estudios, el intentar ser mejor persona que nunca lo conseguimos, yo el primero, pero para complementar el punto positivo y constructivo de la sociedad. En eso sí que tenemos la varita, hay es donde somos capaces de hacer “un poquito cada día, un poquito cada día, un poquito cada día”, más allá de ganar Goya, más allá de llegar a la meta con tu libro, más allá de tener un programa de radio nacional, etc, etc.

Entonces lo más importante es eso, el “escalón 17” que no aparece en mi libro, el no acomodarte, que no te lo den hecho, no dejar de trabajar. Lo más importante de todo, que todas estas cosas que hago me hacen sentir positivo, vital, me hace sentir útil. Creo que es importante que las personas nos necesitamos sentirnos útiles y que los demás nos vean como tal, por eso si se tiene suerte como he dicho antes de llegar a la tercera edad, pues empiezas a quitarles responsabilidades a tus abuelos: “no haga esto, no lo coja, deje ya de trabajar, no lleve el niño al colegio, no, siéntese abuela, no, siéntese”, con eso estas quitando responsabilidades y con eso las cabezas te juegan una mala pasada, no te sientes útil y los demás no te ven.

Entonces hay muchos jóvenes que no hacen falta que lleguen a la tercera edad, para no sentirse válidos, no sentirse útiles, ya sea por falta de motivación, de trabajo, de ilusión, de responsabilidad, de lo que sea. Por lo que todo esto me permite sentirme útil pues lo agradezco siempre que pueda e intento dar las gracias, ¿y cómo doy las gracias? Pues siempre he intentando poner el 100% y cada día currármelo, currármelo, más y más.
Por supuesto y al 200% si hace falta.

Saco una pierna por el costado ahí en la curva.. (Risas).
Respecto de todo lo que me has contado, estuve leyendo sobre unos comentarios que decías “no puedes cambiar el mundo pero sí tu actitud” y en cuanto a uno de tus miedos “es impresionante como estamos dejando el mundo, que se están perdiendo los valores inculcados por generaciones anteriores y no dándole la continuidad a éstos”. Lo que realmente te quiero preguntar es ¿Qué perspectiva de futuro tienes? ¿Qué proyectos nuevos tienes? En general, la vida social y laboral? ¿Cómo lo ves?

Pues son muchas preguntas en una (Risas). Como decías, sí creo que hemos perdido los valores, yo el primero me meto en el saco, pero son muy importantes recuperarlos, son valores que los hemos inventado. Y no nos damos cuenta que están ahí, los cuales son muy positivos y constructivos para complementar un mundo y una sociedad mejores, valores que tus padres te han inculcado, tus abuelos inculcaron a tus padres, etc.

Y en esta sociedad en la que va todo muy deprisa, el consumismo está siempre presente, nos damos la vuelta para mirar para atrás por si se nos ha caído la cartera y si no es la del compañero la cogemos y nos la guardamos nosotros, etc. etc. Todo eso, la autoprotección que estamos dando a nuestros jóvenes y nuestros hijos, yo el primero por así decirlo con mis hijos. Creo que todo eso no ayuda, lo estamos viendo claramente en las noticias, la cantidad de violencia que hay en los jóvenes en las escuelas, y eso demuestra bastante todo lo que acabo de decir.

La perspectiva que tengo de futuro como me has preguntado, ya te he dicho un poco antes, es el seguir trabajando e intentar tirar para adelante siempre, no sabes cómo se te puede presentar la vida mañana.., a lo mejor ahora mismo puedo estar muy bien pero mañana lo mismo estoy fatal. Entonces estamos aquí y la vida está solamente una vez en el mundo y si has tenido la oportunidad de estar aquí, creo que es muy bonito a pesar de las enfermedades, de las guerras, del hambre y toda la miseria que dejamos el ser humano pero creo que hay que ver las plantas, las personas, el sol y la luna, los paisajes, esas son cosas muy bonitas.

Y bueno ya que estás aquí hay que intentar mirar atrás pero no sólo por la cartera que te he dicho antes, sino ver cómo se encuentran algunos y ver como te encuentras tú para decir “coño, ¿de qué me estoy quejando yo si miro al de atrás y está en una silla de ruedas?”, y el de la silla de ruedas dice “de qué te estás quejando tú coleguita, que tú puedes estar escalando, tú puedes trepar por ahí, subir escalones y yo mira”, y el de atrás de la silla de ruedas, está tumbado en una cama que sabemos que puede pensar y tiene muy bien la cabeza pero sus extremidades no, y le dice al de la silla de ruedas “coleguita tú por lo menos tienes una silla de ruedas y unos brazos potentes”, sé que muchas veces es muy difícil, pero por la parte que nos toca, es el compromiso de vida que tenemos, sobre todo con el de al lado.

Siempre digo que humildemente intento aprender de esto que digo, ya que es muy difícil, y por la parte que me toca, que estoy en Madrid y en España, estamos en un punto del planeta que vivimos muy bien, entonces también hay que tenerlo en cuenta y hay otros más desfavorecidos, por lo que no hace falta viajar para ver la situación, aunque sí he tenido la oportunidad de viajar y comprobarlo y deberíamos ser todos un poco consecuentes con lo que está pasando aquí.
Respecto a lo que me acabas de decir, matizando y concretando al mundo laboral, ¿qué opinas sobre la exclusión, inclusión, crees que hay suficiente accesibilidad?

Bueno, no hay suficiente, creo que incluso por la parte que me toca te puedo afirmar que “se están saltando mucho la torera eso”, en la Comunidad es lo único que pido, hay empresas que se están saltando el cupo que tienen que tener de discapacitados en sus empresas, es un 2%, por lo que hay empresas que están pasando de los 50 trabajadores, y no están cumpliendo con ese 2% que deben tener con personas de movilidad reducida o discapacidad.

Y te digo que creo poder afirmarte que es la única ciudad que no está cumpliendo con esto, Madrid. Entonces pongo hincapié para el responsable de la Comunidad porque hay mucha gente con muchas ganas y que realmente necesitan ese trabajo y que también que suban el grado, porque un 2% en cada empresa de discapacitados, siempre y cuando sabiendo las limitaciones que cada discapacitado puede realizar en su trabajo, hay que ser realista que un 2%, oye que no somos un 2% de gente con problemas físicos en todo el país o la ciudad o en el mundo, somos muchos más por lo que deberíamos de ir cambiando un poco todo ¿no?.
¿Y en cuánto a la educación? ¿Crees que estamos muy incorporados y habilitados correctamente?

La educación viene de la familia, porque yo te puedo decir que en algunas escuelas cómo se tratan, en los organismos, etc.

Pero creo que la educación hay que trabajarla directamente desde la casa, que verdaderamente es donde está el problema, hay familias que protegen demasiado a sus familiares con algún tipo de discapacidad, de movilidad reducida o de enfermedad, y creo que veo no es bueno.

Entonces la educación viene desde ahí, de frente, de prepararles para el mundo que se van a encontrar ahí afuera, porque no hay que “dárselo todo, dárselo todo, no tranquilo, no tranquilo, no lo dejes, no no no vayas, toma toma toma, no te agaches”, pues ésa es una mala educación que le estás dando al chico o a la chica, en general, para afrontar el día de mañana, tiene que ser por él mismo, porque no siempre van a estar sus padres y demás. Por lo tanto hay que trabajar la educación desde ahí mismo y luego claro hay que trabajarla desde otros ámbitos como los organismos, las escuelas, como de nosotros, tal como es la educación del día a día en el que la sociedad se tiene que concienciar un poco más, muchas veces pasa, yo el primero, hasta que no te pasa en tus propias carnes, de un familiar o un conocido no te das cuenta realmente. Pero vamos, que todo esto va entre los valores que se van partiendo y de la sociedad con la que estamos hoy en día que tiene que ir como tú antes decías al 200%.
Hombre eso está claro desde luego. ¿Y a nivel personal?, has ganado varios premios, varias “recompensas”, los Goyas, la “constancia” que tanto dices de “querer ir a por ello”, “el camino trabajado de la voluntad humana, en el que donde está la aunténtica recompensa, no es sólo haber llegado a la cama es lo importante, sino el camino que has realizado” ¿Qué es lo que sientes cuando has conseguido todo eso?

Pues mucha satisfacción. El conseguir no sólo los premios, sino el llegar a poder hacer radio, o de llegar a acabar y terminar el libro, en ponerte y terminarlo, o meterte y acabar la película, hacer tu trabajo, conocerlo, darlo todo y poder ver al haber acabado la película cómo tenía la cabeza el director, en este caso. O con mi grupo de “La Excepción” en el que más allá de los premios, está el grabar un disco, crear canciones, meterte en un estudio, verlas terminadas, que la escuche la gente y poder hacerte giras, ésa es la verdadera recompensa.

Luego los premios, es como todo, alguien los ha inventado ¿no?, y como los han inventado tienes que estar ahí, aunque siempre lo digo, el que no ha estado nominado, el que no se ha llevado premios, ¿qué pasa, que no tienen el mismo talento que tú o un talento mayor? o ¿no le han dedicado las mismas lágrimas, las mismas horas y risas en todo eso? Pero bueno los premios en este caso están ahí, a mí lo que me han dado los premios, son gratitud y fuerzas interiores para afrontar a nivel personal lo que venga tanto a nivel profesional, pero son para tenerlos encima del armario de la casa de tus padres como lo tengo yo, en el que ahí hacen una buena labor cuando vienen de trabajar, se sientan al sofá supongo y lo ven, porque en mi casa no los tengo, los llevo mejor para allá.
¿Cuál sería tu forma de animar con un mensaje que pudieses dar a la gente con discapacidad, incluso peor o mejor que en tus condiciones?

El mensaje es claro. Lo hemos ido diciendo a través de la entrevista, lo hemos ido dejando con unas buenas pinceladas, pero es eso, estás aquí y la vida se te presenta de manera complicada pero tienes que ir a por ello, de cualquier forma. Entonces, disfruta y hazte fuerte, poco más humildemente, yo sé que es muy difícil cuando te enfrentas a cosas así, son jodidas ¿no?, pero date cuenta, daros cuenta de que hay gente que no tiene nuestro problema físico y tiene una verdadera jodienda, porque su familia no recibe amor y cariño, porque a nivel económico están por los suelos, porque tengan un problema de complejos tremendo que les hace no avanzar para adelante. Mirad lo que tienen y sacad el “sexto sentido”, lo que mejor hacen es complementar porque creo que no somos simplemente discapacitados sino que complementamos con algo diferente a la sociedad y la variedad hace el conjunto.
Muy bien. ¿Podrías mandar un saludo a Fundación Universia, a todos los que estamos trabajando por ello en la inserción laboral de la gente con discapacidad?

Pues eso, todos los que estáis trabajando, que hacéis una gran labor y no sabéis hasta qué punto, bueno sí que lo sabéis, lo que pasa es que siempre trabajáis desde atrás con esa humildad y que es fundamental que sigáis así, porque si no trabajáis vosotros, pues quién va a trabajar en ese sentido. Y que mandamos siempre que queráis desde los micrófonos de “Radio Taraská”, esta vez estamos en Radio3, pero ahí donde estemos pues siempre estará abierto para vosotros. ¡¡ Un saludo de Juan Manuel Montilla On Line ¡¡
¡¡ Muchas Gracias ¡¡

Y a cuidaros el tobillo