Inicio » Actualidad » Entrevista a Carolina

Entrevista a Carolina

Mi nombre es Carolina y padezco una distrofia muscular que me obliga a desplazarme en silla de ruedas desde los 8 años.

A pesar de todo, mi discapacidad nunca me ha impedido hacer las cosas propias de cualquier persona de mi edad.

Es por eso que a los 17 años decidí ir a la universidad a estudiar Psicología, una carrera que siempre me había gustado, por lo que le puse muchas ganas y después de aprobar la selectividad pude matricularme.

No voy a decir que la carrera fue un camino de rosas y que no me encontré dificultades, porque eso no es cierto. Me encontré dificultades y muchas, pero siempre intenté tirar hacia delante porque era la única forma de conseguir lo que quería.

Como en todas partes, te encuentras con gente buena y gente menos buena y la universidad no fue una excepción. Me encontré con profesores muy comprensivos y con profesores muy poco comprensivos, por suerte estos últimos los menos. Lo mismo sucedió con los compañeros.

A esto hay que añadir, que además de mi discapacidad física, a los 21 años empeoró súbitamente una hipoacusia (pérdida auditiva) que llevaba arrastrando desde pequeña pero que hasta ese momento me dejaba hacer vida normal. En ese momento y aún estudiando en la universidad fue cuando decidí comprarme unos audífonos, porque la pérdida auditiva había pasado de un 20% a un 70% de un día a otro y esto me impedía considerablemente el seguimiento de mis clases. Una vez tuve los audífonos todo empezó a mejorar de nuevo, pero como siempre digo yo, aunque tengamos audífonos seguimos teniendo dificultades y los profesores a veces no eran conscientes de ello (hablaban en voz baja, daban las explicaciones mirando a la pizarra, se paseaban por todo el aula…)

En ese momento me ayudó mucho el Servicio de Discapacidad que hay en mi universidad, el cual concretamente tiene un servicio de discapacidad auditiva y al que acudía una vez al mes. Además el Servicio de Discapacidad me ayudó en otros momentos, cuando surgieron problemas de accesibilidad, etc.

A pesar de todos los problemillas con los que me fui encontrando, pude acabar la carrera y al fin obtener el esperado título.

Pero después vino lo más difícil o, por lo menos, lo que yo consideraba más difícil entonces: buscar empleo. Lo primero que hice fue apuntarme en Infojobs, pero ahí no salía nada, así que recurrí al Servicio de Discapacidad de mi universidad, desde donde enviaron mi Currículum Vitae a varias empresas y también recurrí a los Servicios de Integración Laboral que conocía (Fundosa, Cermi, Fundación Universia, etc.) y a un Centro Especial de Empleo. Después me animé a asistir a la I Feria de Empleo y Discapacidad que se organizó en Madrid y al poco tiempo me llamaron de Fundación Universia para entrevistarme. Unas semanas después ya me llamaron para hacer unas prácticas profesionales durante 6 meses, las cuales hice con mucha ilusión y al acabarlas decidieron contratarme.

Ésta es mi historia universitaria y laboral hasta ahora. Y me gustaría que sirviera para animar a muchas otras personas que se encuentran en la misma situación y no se deciden a dar el paso a la universidad o al mercado laboral. A veces querer es poder.