Inicio » Actualidad » Entrevista a Hilari

Entrevista a Hilari

Me llamo Hilari y padezco una polineuropatía tipo Charcot Marie Tooth que se manifestó a los 6 años de edad. Es una enfermedad degenerativa que afecta principalmente a las extremidades, tanto superiores como inferiores.

Durante toda mi etapa estudiantil mi enfermedad progresó mínimamente y no necesité nada especial, hasta quizás en los últimos cursos de carrera, donde ya tenía dificultades para subir escaleras y para escribir en la pizarra, principalmente. Pero siempre encontré la comprensión de los profesores a pesar de que en aquella época, en mi facultad no había ninguna oficina de atención a la discapacidad.

Cuando acabé mi carrera universitaria y enfoqué la búsqueda de empleo, quise hacerlo sin aprovechar las ventajas que me daba el hecho de ser discapacitado en cuanto a insersión laboral a través de servicios especializados, como puede ser Fundación Universia. Colgué mi currículum en varias webs como Infojobs y Monster y lo mandé a todas las empresas que conocía gracias a un Forum que cada año se realizaba en mi facultad y donde se establecía contacto entre empresas y alumnos, principalmente para hacer prácticas.

En las entrevistas que hice en ese tiempo, cuatro en total, me di cuenta que en muchas empresas te entrevistan sin haberse leído el currículum con detenimiento, y a pesar de poner mi discapacidad, tuve que renunciar a varios de los posibles empleos por incapacidad física para realizarlos, como uno de comercial que implicaba viajar por Europa. A pesar de que uno esté concienciado de su propio problema, es una decepción que te ocurran estas cosas, ya que se supone que si te llaman es habiéndose leído primero el currículum.

Después de esta etapa siguiendo los conductos, digamos normales, para la búsqueda de empleo decidí cambiar de estrategia y apuntarme en varios servicios de integración laboral. Yo sabía que con mi carrera seguramente lo tendría fácil por este camino, pero me engañé a mi mismo no aceptando al principio mi posición como discapacitado y queriendo encontrar trabajo en los caminos normales. Al cabo de poco tiempo me llamaron de un SIL (Servicio de Integración Laboral) por una oferta en una empresa y aunque no sabían qué tipo de empleo era, fui a hacer la entrevista. La sorpresa fue que buscaban a un chico de los recados discapacitado, empleo no adecuado para mi, ni para otros muchos que hubieran ido, debido a que había que cargar peso e ir todo el día a hacer recados con el coche. Por ello deducí que la comunicación entre empresa y SIL no fue la adecuada por ambas partes. Cuando hice la entrevista y vieron mi perfil me contrataron finalmente para un trabajo de ingeniero.

Tengo que decir que sigo en esta empresa y que siempre he tenido facilidades, tanto con la dirección como con mis compañeros, salvando algunas inevitables excepciones pero que no creo que haya ni que comentar. Aunque sí que es cierto que hay situaciones en la que sería necesaria un poco más de sensibilidad con el problema que implica la discapacidad.

Actualmente mi enfermedad progresa y tengo que irme adaptando a los cambios que eso implica.

Os animo a todos y todas a superar la discapacidad e intentar llevar una vida lo más normal posible, ya que no tenemos ninguna otra.