Inicio » Actualidad » La Universidad de McGill desarrolla la silla de ruedas del futuro

La Universidad de McGill desarrolla la silla de ruedas del futuro

La silla de ruedas del futuro ya está a nuestras puertas. La silla es “inteligente”, capaz de llevar a una persona automáticamente de un punto a otro, evitando obstáculos en su camino.  Fue desarrollada en la Facultad de Informática de la Universidad McGill.

Alrededor de 3.8 millones de canadienses en edad de trabajar (de 15 a 64 años) se auto identificaron como personas con discapacidad en 2012. Eso es casi el 14% de la población  o uno de cada diez.

Algunos activistas de la discapacidad dicen que aquellos de nosotros que no somos discapacitados estamos simplemente “temporalmente bien físicamente”, lo que significa que muchos de nosotros vamos a necesitar ayuda a medida que envejecemos. Esa asistencia tomará la forma de una silla de ruedas inteligente.

Esta silla adquiere nuevas dimensiones

El prototipo utiliza la robótica y la inteligencia artificial, los que le permiten aprender a una silla de ruedas movimientos que pueden ser aplicados por usuarios sin experiencia en programación.

El objetivo es automatizar tareas tales como entrar en un ascensor, instalarse en una mesa o desplazarse de la entrada de un edificio a una oficina. En lugar de una programación manual, la silla de ruedas robótica aprende por sí misma a ir desde el punto A a un punto B. La silla mapea automáticamente su entorno.

“Tenemos tres láseres instalados en nuestra silla que calibran objetos dentro de un rango de hasta 80 metros, para que el usuario y la silla puedan detectar fácilmente los obstáculos “, dice Martin  Gerdzhev, estudiante de la Universidad de McGill. “Nos damos cuenta de que más y más personas van a necesitar este tipo de tecnología para poder funcionar y tener una vida, incluso si su movilidad se reduce”.

Antecedentes

En la década de 1950, el inventor canadiense George Klein construyó la primera silla de ruedas eléctrica, considerada una de las mayores invenciones de la historia de la ciencia y la ingeniería canadienses. Esa silla es admirada en todo el mundo por mejorar la movilidad y la calidad de vida de las personas con problemas de movilidad.

Klein, junto con el Consejo Nacional de Investigación de Canadá (NRC), el Parapléjicos Canadiense y el Departamento de Asuntos de Veteranos de Canadá, trabajó para lograr esta hazaña. El Consejo Nacional de Investigación de Canadá ha patentado y puesto en libertad la silla de ruedas eléctrica Klein en 1955.

Para más información acude a la fuente original RCI