Inicio » Actualidad » Mujer y Universidad, 107 años de trayectoria juntas

Mujer y Universidad, 107 años de trayectoria juntas

Hace ciento siete años, el 8 de marzo de 1910, se publicó una Real Orden del Ministerio de Instrucción Pública, que permitía por primera vez la matriculación de alumnas en todos los establecimientos docentes. Este importante hito en el avance hacia la igualdad de oportunidades, que hoy celebramos en el Día Internacional de la Mujer, fue posible por la decisión de algunas mujeres que apostaron por rebelarse contra regulaciones que impedían su acceso al conocimiento y su pleno desarrollo.

Ya en 2017, según el III Estudio ‘Universidad y Discapacidad’, elaborado por Fundación Universia y Cermi, se destaca la predominancia de estudiantes con discapacidad hombres de grado, máster y doctorado, en las universidades españolas, en contraste con el dato comparativo de estudiantes general, donde el perfil es una mujer.

Promovido con la colaboración del Real Patronato sobre Discapacidad, la Dirección General de Políticas de Apoyo a la Discapacidad de la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y Crue Universidades Españolas (CRUE), el Informe muestra de los 15.594 universitarios de grado, primer y segundo ciclo con discapacidad representados en el Estudio, el 51,8% son hombres y el 48,2% son mujeres.

Mujer y Ciencia

El pasado mes de diciembre, Fundación Universia resolvió la V Edición de las Becas Doctorado Fundación Universia para estudiantes con discapacidad. En esta ocasión fueron seleccionados 10 estudiantes con discapacidad. Una de las becadas, Angélica Inés Partida Hanon, de la Universidad Complutense de Madrid, recibía este lunes 6 de marzo en un acto institucional titulado ‘Mujer y Discapacidad’, el Premio Roosevelt mujer con discapacidad a un brillante expediente académico. Angélica actualmente se encuentra realizando su tesis doctoral en el grupo de Resonancia Magnética Nuclear de Investigaciones Científicas.

El camino no termina y el trabajo conjunto de hombres y mujeres se hace imprescindible. Hace ciento siete años dimos un paso fundamental en esta dirección que todas las personas, y las universidades de manera muy especial, debemos hoy celebrar.