Inicio » Actualidad » II Torneo Internacional de Rugby Inclusivo

II Torneo Internacional de Rugby Inclusivo

España acogerá el II Torneo Internacional de Rugby Inclusivo, que se celebrará en Vitoria del 20 al 26 de agosto y en el que participarán 13 equipos, dos de ellos españoles. Está organizado por IMAS (International Mixed Ability Sports), entidad sin ánimo de lucro que ha desarrollado el modelo de habilidad mixta para permitir que personas con y sin discapacidad participen en igualdad en clubes y comunidades que combinan el deporte y la educación.

El torneo cuenta además con el apoyo de instituciones públicas y privadas, como el CEDI (Cátedra de Estudios sobre Deporte Inclusivo) de la Fundación Sanitas, Down España, Down Araba, el EscorGaztedi Rugby Taldea, el Gobierno central, el Gobierno vasco, la Diputación de Álava, el Ayuntamiento de Vitoria y la Federación Vasca de Rugby.

El rugby ayuda a las personas con síndrome de Down a mejorar sus capacidades

“Desde la Fundación Sanitas promovemos la inclusión en todos los deportes”, señala Catherine Cummings, responsable de RSC de la Fundación Sanitas. “Pero el rugby es un deporte que casa muy bien con la integración de las personas con discapacidad intelectual. Porque no importa si no tiene una enorme coordinación. Lo que importa son las ganas, el meterse”, afirma. “Luego está toda la parte de después, más social, de los dos equipos que se unen después para tomar algo juntos, el llamado tercer tiempo. Es un deporte muy completo en ese sentido para la inclusión”, recalca Cummings.

Porque si la práctica de deporte conlleva una mejora de las capacidades físicas y previene enfermedades, favoreciendo además la interacción social y el desarrollo de relaciones interpersonales, desde Down España aseguran que el rugby es especialmente recomendable para las personas con síndrome de Down.

Podrán mejorar la coordinación general, la postura corporal, la orientación espacial, la fuerza, resistencia, flexibilidad y tono muscular y mejorarán progresivamente sus capacidades de aprendizaje y de autoestima.

Entrenador-Formador

Para que sea considerado deporte adaptado, al menos un jugador tiene que plantear un tipo de discapacidad, explica Pérez Tejero, y no hay una adaptación de las reglas per se, más allá de lo que es la adecuada participación del jugador en el desarrollo del juego.

“Lo que sí hay es la figura del entrenador-formador”, destaca del director del CEDI. “Es un jugador que tiene el rol de orientar a las personas con discapacidad para que sean también protagonistas del juego. Tiene una misión relacionada con la seguridad, en cuanto a explicarle las normas del juego, las condiciones de higiene, el adecuado uso del material, etc., y también una función pedagógica, organizativa y tutorial”, explica Pérez Tejero.

Objetivos del torneo

  1. En primer lugar, llamar la atención de la sociedad sobre la necesidad de fomentar el deporte inclusivo.
  2. El rugby es un exponente del deporte inclusivo, porque cada jugador aporta valor al equipo con independencia de sus capacidades.
  3.  Animar a las instituciones públicas y privadas a que incorporen el rugby inclusivo como práctica entre los deportes que impulsan y promocionan.