Inicio » Actualidad » Un mercadillo benéfico este sábado en Madrid recaudará fondos para “mejorar la vida a niños con paralisis cerebral”

Un mercadillo benéfico este sábado en Madrid recaudará fondos para “mejorar la vida a niños con paralisis cerebral”

El Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social, centro colaborador de la Organización Mundial de la Salud (OMS), acoge este sábado en su sede (C/ Joaquín Costa, 16. Madrid) un mercadillo benéfico cuya recaudación irá destinada a la Fundación Gonzalo, una entidad sin ánimo de lucro cuyo objetivo es “mejorar la vida de los niños con parálisis cerebral”.

“Estos pequeños pasan muy desapercibidos en nuestra sociedad y tienen múltiples necesidades que cubrir. Es fundamental darles todo tipo de ayuda para mejorar su calidad de vida”, aseguró la directora del Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social, Sonia Fernández-Durán, quien añadió que “se trata de crear un punto de encuentro no sólo para recaudar fondos, sino también para sensibilizar a la sociedad sobre la problemática de estos niños”.

Así, según explicó el presidente de la Fundación Gonzalo, David Luengo, el dinero que se recaude se destinará fundamentalmente al proyecto “Ayuda a un niño”, un programa que facilita que el pequeño reciba las terapias adecuadas y con la frecuencia correcta y que el entorno en el que vive pueda adaptarse a sus necesidades.

La parálisis cerebral afecta a unos 2,5 niños por cada mil nacidos y las causas son diversas: mala praxis, problemas uterinos o meningitis. Aunque los niños al nacer parecen normales, cuando dan los primeros pasos comienzan a manifestar problemas en la marcha: primero arrastrando un pie y luego con un deterioro progresivo en el caminar que en pocos años les postra en una silla de ruedas. El presidente de la fundación recordó que estos niños necesitan terapia muy variada, que deben recibir en centros privados y cuyo coste asciende a una media de 1.200 euros al mes.

Además, a lo que cuesta la escolarización del niño hay que añadir otras partidas como la silla de ruedas, que hay que renovar cada dos años -en torno a 8.000 euros-, o las varillas para adaptar la silla al coche -unos 500 euros-. También hay que tener en cuenta que los niños no caben en un turismo normal y las familias necesitan una furgoneta. “Para nosotros es prioritario dar apoyo a estas familias que tienen que enfrentarse no sólo al día a día de la enfermedad, sino a una serie de obstáculos económicos que lo hace incluso más difícil”, subrayó David Luengo.

Por otro lado, la Fundación Gonzalo busca a su vez crear lazos reales entre las personas que colaboran y los niños. “Queremos que el título de padrino sea efectivo, que, por ejemplo, pueda llevarse al niño un fin de semana al zoo con permiso de los padres y la ayuda de un monitor cualificado”, explicó. Esta iniciativa enlaza con el proyecto Respiro Familiar, otra iniciativa sobre la que está trabajando la fundación y que pretende facilitar espacios de tiempo libre y ocio a los familiares de los niños afectados.