Inicio » Actualidad » Unos monitores muy capacitados

Unos monitores muy capacitados

El patio interior del Aulario La Bomba de la Universidad de Cádiz acoge hasta el día 12 de febrero la exposición Nosotr@s reciclamos con otro sentido, que completa una campaña de la asociación Equa.

Rocío y Fátima son dos jóvenes con discapacidad intelectual de la asociación Equa que han participado en la campaña de sensibilización medioambiental Nosotr@s reciclamos con otro sentido. En esta campaña también han participado Paula, Luis, Ángel y Pedro. Todos ellos y otros jóvenes de la asociación asistieron ayer a la inauguración de la exposición Nosotr@s reciclamos con otro sentido, que completa esta campaña y que podrá visitarse hasta el 12 de febrero en el patio interior del Aulario La Bomba de la Universidad.

Paqui Quirós, coordinadora del proyecto, explicó que todo empezó a principios de 2009 con un curso de formador de formadores que se impartió a 15 jóvenes de la asociación. En este curso, se prepararon para transmitir lo que habían aprendido sobre medio ambiente a escolares de centros de Primaria de la Bahía de Cádiz, estudiantes de FPO y universitarios. El objetivo era “facilitar la educación ambiental en nuestra comunidad y promocionar la participación de personas con discapacidad intelectual en ámbitos de los que habitualmente se encuentran excluidos”, según Paquí Quirós, quien opina que la experiencia también ha servido para sensibilizar a la población sobre la discapacidad intelectual, sobre todo a los escolares. “Es muy importante que desde pequeño vean con normalidad a estas personas”, apuntó.

Paula y Luis contaron que ellos han aprendido a no mezclar la basura. Y han enseñado a otros jóvenes a hacer carteras con cartones reciclados. Algunas de esas carteras se muestran en la exposición, junto con unos paneles que explican la campaña, cómo reciclar o el ciclo integral de la gestión de residuos sólidos urbanos, entre otras cosas.

Rocío ha impartido talleres en varios centros de Primaria. Aseguraba ayer que lo que más le había costado era que los niños le hicieran caso. Por su parte, Ángel se mostraba encantado con la experiencia. “He aprendido mucho. Me encantan los niños y haber podido enseñarles a cuidar el medio ambiente y otras cosas que no sabían. Aunque los más chicos eran muy revoltosos. También he ido a dar clases a la Universidad, y los mayores ya sabían muchas cosas”, comentaba.

Fátima confesaba que al principio estaba muy nerviosa, pero se fue tranquilizando al ver que los estudiantes le entendían bien y se entusiasmaban con lo que les contaba. Además de las explicaciones teóricas, ella ha enseñado a hacer carteras con cartones a los alumnos de Primaria y FPO, y una cocina ecológica a los universitarios. “Lo que más me sorprendió es que se entusiasmaran y disfrutaran los de FPO, porque pensaba que no iba a ser capaz de transmitirles las cosas y que no les iban a interesar. Estoy muy contenta y ojalá que podamos seguir con esto”.

Pedro contó que este verano irá a un campamento y, con lo que ha aprendido, quiere enseñar a los niños a hacer manualidades con cartones reciclados. En la inauguración de la exposición también participaron la delegada provincial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Gemma Araujo; el director general de Infraestructuras y Sostenibilidad, Diego Torres; la comisionada de Acción Social y Solidaria de la Universidad de Cádiz, Mercedes Dobarco; y el director de la oficina Verde, Antonio Navarrete.